miércoles, 20 de julio de 2016

¿UNA MIERDA DE BICHO?

-->

El naturalista observa pequeños excrementos en la terraza de su hogar. Una terraza de muro de ladrillo, repleta de macetas. Por su tamaño, las cagarrutas podrían ser de roedor o murciélago. Pero una mancha blanca bordea su extremo. Eso apunta a un reptil, sin duda, la salamanquesa común (Tarentola mauritanica).

Excremento de salamanquesa común (Tarentola mauritanica) en baldosa de una terraza

La salamanquesa común es realmente común en edificios viejos, y puede serlo en otros recientes aunque cercanos a esos viejos.

El naturalista convivió hace tiempo con una salamanquesa, en la terraza de otra casa. Por entonces acordó repartirse el territorio con ella. Algo similar vio al norte de Marruecos donde las gentes cohabitan con salamanquesas porque limpian de insectos sus casas.

Ahora el naturalista aguarda el día (o la noche) en que la nueva vecina se deje ver. Intuye por dónde se mueve, en qué rincones se refugia. Imagina que lo está viendo mientras él la busca…

Resquicio disponible para salamanquesa común (Tarentola mauritanica)

Entretanto el naturalista está satisfecho. Su terraza es buen hábitat para las plantas que cultiva, para insectos y arácnidos que las visitan, para algún ave que allí se posa y, también, para esa salamanquesa que se caldea en los ladrillos, se oculta en los resquicios, pasea sobre hojas de aloe, bebe agua de macetas y caza confiada en la noche veraniega.

NOTA verídica:
Al día siguiente de publicar este cuento, el naturalista vio a la salamanquesa.


Excrementos de salamanquesa común (Tarentola mauritanica
en hojas de aloe (Aloe vera)


Maceta de barro con piña de pino, adorno disponible para insectos 
y salamanquesa común (Tarentola mauritanica)


Muro de ladrillo, plantas crasas y macetas, 
hábitat de salamanquesa común (Tarentola mauritanica)




Safe Creative #0908274278524

miércoles, 6 de julio de 2016

GALERIA DE LA NATURALEZA: paisaje en arena

-->
Hace años inicié en el Observatorio de la revista Quercus un apartado que titulé GALERÍA DE LA NATURALEZA. Ahora, con la misma etiqueta, recupero esos textos pulidos y actualizados, e iré añadiendo otros con nuevas imágenes.

GALERÍA DE LA NATURALEZA es un título para registrar pequeños hallazgos, descubrimientos y maravillas de nuestro planeta. Piezas maestras de su Vida y Geología, tan accesibles que suelen pasar desapercibidas. 

Y lo iniciamos frente al Parque Nacional de Doñana, entre el agua y la arena…




GALERIA DE LA NATURALEZA: paisaje en arena

Podría ser una pintura taoísta, figuración de armonía en la montaña. Paisaje remoto de una China milenaria. Horizonte curvo de pliegues majestuosos. Quizá la meditación complementaria de una cordillera y sus vacíos, cada cual diluyéndose en el otro...

Y aún así son líneas de motas oscuras, perfiles, sedimentos de aguas ondulantes, que suben y bajan donde el Guadalquivir y el Atlántico se mezclan. 

A orillas de Sanlúcar de Barrameda, río y mar se inspiran sobre la arena.


Safe Creative #0908274278524

domingo, 29 de mayo de 2016

APUNTES DEL PAISAJE: sabinares burgaleses

-->
Sabinar de Burgos con tenadas para aprovechamiento ganadero.

SABINARES
La sabina española (Juniperus thurifera) es un pequeño árbol del mismo género que los enebros, sus hojas recuerdan a las del ciprés. Forma bosques abiertos que dejan lugar a arbustos pequeños y pastos. Estos sabinares están adaptados a condiciones de clima continental con extremos de frío y sequedad. Su área de distribución mundial queda restringida a regiones del S. y S.E. de Francia, Córcega, España y N. de África.
En España solo se hallan en tierras altas del E. S. y centro peninsular, preferentemente sobre calizas.
En el S.E. burgalés y el N.O. soriano los sabinares dominan paisajes de mesetas rocosas, sus materiales se formaron en fondos de mares que cubrieron Castilla -y la mayoría de la actual península ibérica- durante el Cretácico. Posteriormente esos depósitos fueron elevados durante la orogenia alpina transformados en altiplanos con fósiles de erizos de mar, ostras y diversos invertebrados extinguidos.
Sabinar de Burgos con sabina española (Juniperus thurifera).

COPA CÓNICA
Aspecto que presentan las sabinas en condiciones naturales, especialmente los árboles jóvenes. Cuando son podadas durante años crecen rectas y altas mostrando un tronco grueso y limpio que tradicionalmente se utilizó para vigas en la arquitectura rural de estas zonas. También se obtenían tablones de una madera noble, imputrescible y aromática, excelente para puertas, marcos de ventanas y mobiliario de arcas.

PASTOS
Al ser un bosque con árboles dispersos, el sol ilumina los suelos y en ellos aparecen herbazales favorecidos por los ganaderos para pasto de rebaños, básicamente ovejas, cuya lana fue una de las principales fuentes de riqueza en las altas tierras castellanas durante la Edad Media y hasta bien entrado el s. XX
El clima frío, aquí dominante, retrasa la primavera -que es lluviosa- y también suaviza el estío. Ello contribuye a mantener los pastos verdes durante buena parte del verano.

Sabinar de Burgos con tenadas y pastos para aprovechamiento ganadero.

TENADAS
En otras zonas se denominan tinadas o parideras. Hoy en desuso o incluso en ruinas, fueron construcciones rústicas para los rebaños de ovejas y cabras. Gruesos muros de piedra caliza, sin cemento ni argamasa, soportan vigas de sabina sobre las que remata un tejado de teja roja. Piedra, madera y barro: recursos naturales convertidos en material de construcción.
Las tenadas, ubicadas lejos de los pueblos, guardaban el ganado en las noches y protegían a las hembras con crías. Fueron fortalezas casi inexpugnables ante el principal peligro de los rebaños...el lobo (Canis lupus signatus), todavía presente.
Aparte de ovejas y cabras, las tenadas alojan unos inquilinos indeseables: las pulgas (insectos sifonápteros), protegidas por la oscuridad que reina en el interior disponen de un rebaño entero para ellas solas.
En los muros de piedra abundan huecos aprovechados por lagartijas y aves de costumbres cavernícolas, como el colirrojo tizón (Phoenicurus ochruros), que anida en los paredones o bajo las tejas y canta subido a los tejados.

Sabinar de Burgos con tenadas y pastos para aprovechamiento ganadero.

VECINOS DE ALREDEDOR
Cuando las tenadas aún guardan ganado, aparte de cagarrutas esparcidas por doquier habrá en las cercanías garrapatas y ortigas. Las garrapatas (ácaros ixodoideos) succionan sangre de ovejas, cabras, perros...y humanos. Suelen quedar agazapadas en ramajes y tallos de plantas junto a sendas que frecuentan los rebaños. Allí esperan, incluso durante meses, a su víctima. Las ortigas (Urtica spp.) prosperan en suelos con alto contenido de sustancias nitrogenadas por acumulación de excrementos y orines del ganado.
Por los aires vuelan buitres leonados (Gyps fulvus) durante todo el año, la especie debió ser muy abundante en los tiempos de máximo esplendor de la ganadería lanar, gracias a sus despojos y carroñas. En primavera y verano se suman alimoches (Neophron percnopterus) y vencejos reales (Apus melba). No faltan águilas reales (Aquila chrysaetos) y águilas perdiceras (Aquila fasciata), halcones (Falco peregrinus)...y, por las noches, búhos reales (Bubo bubo). Todos ellos anidan en los acantilados verticales de las mesetas calizas.

MÁS SOBRE INTERPRETACIÓN DEL PAISAJE en: 
Manual para observar e interpretar paisajes



Safe Creative #0908274278524